¿Cada cuanto visitamos a nuestros clientes? Nunca sabe uno como acertar

Nunca dejes de visitar a tus clientes

¿Por que no debemos de dejar de visitar nunca a nuestros clientes? El otro día me pasó algo muy curioso que quiero compartir.

Yo suelo estar bastante liado, trabajo en la tienda, reparto, web, reuniones con fabricantes, visitas inesperadas, la verdad es que el tiempo de un comercial es muy dificil de controlar y más cuando ademas haces muchisimas otras gestiones.

 

El caso es que con todo esto apenas me quedan horas al día para visitar a mis clientes y mucho menos para hacer puerta fría.

 

El otro día me pasó algo curioso con un cliente de hace muchos años, uno de esos clientes que me hace pedidos un par de veces al año, una muy buena relación con la persona encargada de las compras a la que siempre le he preguntado:

 

¿Quieres que te visite más a menudo? y cuya respuesta siempre a sido “No te preocupes, sabes que cuando me hace falta algo siempre cuento contigo” y así a sido durante los últimos cinco años.

 

Con esta premisa y viendo la experiencia de este cliente, pues la verdad yo me he despreocupado, pero la semana pasada dio la casualidad de que estaba cerca de la fabrica de este cliente y aunque iba pillado de tiempo, como siempre, aprovechando que están en un pueblo en las afueras de Madrid pues me pasé a saludar.

 

Cual fue mi sorpresa cuando pregunté por la persona con la que siempre había hablado y me dicen que la despidieron en Octubre, supongo que mi cara en ese momento tuvo que convertirse en un clamor, desencajada completamente.

 

Pero como siempre en estos casos puede ser peor, me dice la nueva persona que ya habian hecho el pedido de la ropa de invierno, pufff¡¡¡ no me lo podía creer, me dicen que les había costado encontrar muchísimo a alguien que fuera a ofertarles y que ella cree que tirando de base de datos de proveedores me habían contactado y no habían recibido respuesta nuestra.

 

La verdad todo eso me parecía surrealista, pero después de un rato vi que realmente lo estaba diciendo convencida de ello.

 

Al final claro no me quedaba otra que disculparme, por no haber ido antes y volver a empezar desde el principio, ofertando otra vez productos, con la sensación de que todo el curro comercial de estos años no había servido para nada.

 

Todo esto me ha tenido unos días reflexionando sobre que hacer:

 

¿Conviene que visite más a menudo a pesar de que el cliente me diga que no?

 

¿Hacer perder un tiempo valioso a personas que tienen que hacer mil cosas?

 

La verdad es que una visita a destiempo puede echar a perder un buen pedido.

 

¿Mantener una comunicación mas fluida por mail y teléfono aunque al final peque de pesado más que de escaso?

 

Esta claro que llamar por teléfono o enviar mail está bien, vamos estoy convencido de ello, pero creo que la visita es indispensable para mantener una relación personal y fluida.

 

Cuando has entablado una relación comercial con  una persona en concreto, el mail y el telefono son geniales, puedes aprovechar el tiempo en otras miles de cosas y en dar mejor servicio.

 

Pero si despiden a esta persona sus correos quedan olvidados puesto que las direcciones de mail suelen ser personales y desaparecen cuando la persona en cuestión deja la Empresa.

 

Esto me ha llevado a establecer que quiero dedicar un par de días en semana a organizarme la agenda solamente para visitar a mis clientes, marcarme rutas e ir intercalando estas con nuevas visitas.

 

El trabajo comercial offline no debe de desaparecer por mucho que el mundo 2.0 nos este facilitando la labor en muchísimos aspectos.

 

PD: Si te ha gustado lo que has leido no te olvides de compartir en tus redes sociales.

 

La foto está descargada de Freepik

Deja un comentario